domingo, 16 de septiembre de 2012

NO a la peatonalización


Entró en vigencia en Bogotá una medida difícil de entender porque no comprendo cómo se decreta la peatonalización de la carrera séptima entre la Plaza de Bolívar y la Calle 24 sin que la calidad del servicio de transporte público desde el centro sea eficiente.

Lo que comenzó como una medida temporal terminó siendo permanente. La peatonalización de la séptima se inició los viernes entre la Plaza de Bolívar y la Calle 24. Después se decidió aplicarla todos los días entre las calles 19 y 30 mientras se adelantaban las obras del puente de la 26. Pero terminadas estas el alcalde Petro decidió que ahora será permanente entre la Plaza de Bolívar y la Calle 24.

En el centro hay universidades como La Salle, Los Andes, la Jorge Tadeo Lozano, el Externado de Colombia, la Autónoma y El Rosario entre otras, un colegio como el San Bartolomé. Así mismo están La Casa de Nariño, el Congreso de la República, la Alcaldía de Bogotá, el Palacio de Justicia, varios ministerios y otras entidades públicas. Y qué decir de oficinas particulares, entidades bancarias, el comercio, en fin un universo de personas que tienen su centro de operaciones en este sector.

Son miles de trabajadores y de estudiantes que a diario tienen que soportar la mala calidad del servicio de transporte público para salir del centro horas pico. Basta ver colectivos, busetas y taxis que no prestan un servicio eficiente. Capítulo aparte merece Transmilenio porque se va a convertir prácticamente en el único medio para salir del centro.

Será que el señor alcalde y sus más inmediatos colaboradores han intentado utilizar el sistema en horas pico?, se han dado cuenta del caos que se presenta a esas horas en la estación del Museo del Oro? Han percibido el caos que se origina para ingresar al sistema? Si eso era hasta el viernes cómo será a partir de la aplicación de la peatonalización de la carrera séptima que impide el transporte público por este corredor vial?.

Me dirán algunos que con la entrada en operación de la troncal de la décima se podría garantizar la salida de las personas que trabajan y estudian en el centro. Y los que viven sobre la séptima hacia el norte como van a solucionar su problema de transporte? No hay que olvidar que Transmilenio de la décima va únicamente hasta la Calle 32 más o menos, después tendrá que ir por la Troncal de la Caracas y entonces?. Qué pasa si un trabajador o estudiante del centro va hasta la 72, o a la 100 o a la 150 o a la 170? Tiene que tomar otro transporte? O por donde van a salir busetas y colectivos que lo pueden llevar por la séptima a partir de la calle 24?

Y de la seguridad qué? Los trabajadores y los estudiantes que salen después de las 9 o 10 de la noche se sentirán seguros salir a tomar transporte a la Décima o a la Caracas? Lo dudo. No hay que olvidar que esos sectores son bastante peligrosos por las calles oscuras y la actividad permanente de delincuentes?. Quien protegerá a los ciudadanos de bien Si no hay suficiente policía para cubrir el sector?

Otra pata. Si se vuelve vehicular la séptima a partir de la Calle 24 hacia el norte pregunto, para que se construyó un nuevo puente en la Calle 26 que costó $ 3.500 millones? Qué utilidad tendrá si el flujo vehicular disminuirá? Por qué entonces no dejar el que había antes? Tal vez me digan que eran obras complementarias al Transmilenio por la 26, pero era realmente necesaria la inversión si al final el flujo de vehículos se va a reducir sustancialmente con la peatonalización?


1 comentario:

cacharilas dijo...

COMO DIJO ARTURO EL BOHEMIO PURO ,"INSPIRADO ESTA NOCHE HAS ESTADO" UN ABRAZO