Cadena perpetua Ya!

Es hora que en Colombia nos pongamos serios frente al tema de la violencia contra nuestros niños, una violencia que no solo se está volviendo permanente, sino que cada vez nos escandaliza por el grado de sevicia.

Si bien es cierto que hace algunos años el Congreso de la República aprobó la Ley de Infancia y Adolescencia, que establece penas máximas de 50 años a los abusadores y asesinos de menores de edad y eliminó los beneficios penales para sus autores, hechos como el asesinato de los 4 hermanitos en Florencia, Caquetá, nos invita a revisar la legislación.

Al eliminar estos beneficios se buscaba evitar que quienes cometieran delitos contra los menores de edad recibieran la casa por cárcel o salieran libres con penas irrisorias; Se pretendía, además, acabar con las rebajas de penas por sentencia anticipada o confesión.

A pesar de estas decisiones, especialmente la pena de 50 años, los crímenes y abusos contra los niños continúan, entonces se abre una discusión de fondo sobre lo que se debe hacer. Hay unos sectores que reclaman la pena de muerte otros la cadena perpetua, en ambos casos se requiere una reforma a la Constitución Nacional. 

Sin embargo, la pena de muerte no tiene mayor aceptación entre los colombianos porque entre otras razones la Constitución prohíbe este tipo de penas: El artículo 11 afirma: «El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte.» El articulo 11 está incluido en el título II: «De los derechos, las garantías y los deberes».

Algo bien distinto es la cadena perpetua que ya ha sido ampliamente debatida en Colombia y que cuenta con muchos adeptos. De hecho estuvo a punto de convocarse a un referendo al pueblo colombiano para aprobarlo. Por un error en el tramite en el Congreso de la República  esta ley se cayó en la Corte Constitucional.

A la muerte de su impulsora, la congresista Gilma Jiménez (QEPD) el tema quedó en el limbo pero recientemente se revivió en el legislativo, incluso con el beneplácito del Gobierno Nacional. Queda por definir cuándo se va a radicar el proyecto y si el Ejecutivo le dará el suficiente impulso para sacarlo adelante. Sin ese aval y sin ese apoyo dormirá el sueño de los justos, entre otras razones porque muchos congresistas no están de acuerdo. Esos legisladores argumentan que con el aumento de penas no se soluciona el problema y, por el contrario, se incrementa sustancialmente el hacinamiento carcelario.

El debate queda abierto, pero la sociedad necesita que se haga algo contra el crimen y los abusos contra nuestros niños y que más allá de un show mediático por la captura de responsables, lo que se necesita es un verdadero castigo a los responsables.


Cifras oficiales señalan que, en promedio, al día asesinan a tres niños en el país. En 2014 murieron de manera violenta 940 menores de edad y fueron maltratos 6.425. (Ver informe de Noticias Caracol).


Entre tanto, en menos de un mes y medio de lo que va corrido de este año han sido asesinados 6 menores de edad. (ver nota del portal www.pulzo.com) http://www.pulzo.com/crimen/290521-negro-comienzo-de-2015-para-ninos-en-colombia-6-han-sido-asesinados-en-mes-y-medio


Por la memoria de esos niños y niñas asesinados o maltratados, es necesario hacer algo urgente, que no se queden las promesas en solo palabras sino que haya acciones. ¿por qué no pensar entonces en la cadena perpetua?. Ojalá el compromiso del gobierno no se quede en letra muerta sino que impulse el proyecto en el legislativo.












Rojo: Contemplada como sanción penal
Verde: Contemplada como sanción penal sólo para los hombres
Azul: abolida
Blanco: Se desconoce, probablemente es legal


Caricatura del periòdico El Heraldo de Barranquilla

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
muy bueno,pero por acá imposible, no se cumplen las condenas, no se dan tiempos a menores,ya q las instituciones fallan, penas cortas, penas 2x 1,en fin complicado mi ispa, la verdad
saludos
lidia-la escriba
www.nuncajamashablamos.blogspot.com
te INVITO A VERLO

Entradas populares de este blog

Carta a un hijo ausente

La culpa es de todos

El lenguaje “políticamente” correcto