Entradas

Mostrando entradas de 2016

Encuentros soñados hechos realidad

Hola a todos (as): Quiero agradecerles por su apoyo a una causa que terminó siendo de muchos y que llegó incluso más allá de las fronteras físicas y se convirtió en una línea de unión de padres que sufren el mismo dolor, la misma angustia y el mismo clamor: estar al lado de nuestros hijos. Fue una línea de unión a pesar de los miles de kilómetros que nos separan porque es una lucha común con diferentes matices, con diferentes actores, con diferentes caminos andados. Hemos tenido que pasar por la indiferencia en los despachos oficiales, por la justicia a veces injusta, por el desamor de madres que olvidan que un padre tiene no solo obligaciones sino que también tiene derechos. Han sido años, meses o quizás días, pero es que cada segundo, cada minuto, cada hora cuenta y se traducen en momentos dolorosos de separación obligada no pedida, ni siquiera deseada. Un hijo, separado en esas condiciones, duele. Es que nunca era el escenario deseado. En mi caso, fue un

Venezuela a la deriva

Imagen
Todo parece indicar que Venezuela se juega su propia suerte en esa lucha por el restablecimiento de la hoy maltrecha democracia que el gobierno de Maduro dice defender con la Constitución Política que pisotea a diario. Lo triste de ese panorama oscuro por el que transita el otrora país poderoso de América, es que las naciones vecinas hacen mutis por el foro o simplemente son indiferentes porque, en alguna medida, se han beneficiado de su petróleo o de sus petrodólares. Y no vayamos tan lejos. Los colombianos tenemos que hacer una introspección de la manera como hemos actuado recientemente en esta crisis de Venezuela. Salvo un tímido llamado a un diálogo entre el gobierno y la oposición hecho por el premio Nobel de la paz, Juan Manuel Santos, hemos preferido mirar para otro lado. Y tal vez esa falta de liderazgo en el hemisferio para asumir un papel más preponderante en la búsqueda de una salida a la mala hora que at

Desconocer el NO

Imagen
Como si fuera una película de ficción, Colombia mantiene una discusión, que en la sana lògica de la democracia y de lo que ello implica, no deberia darse. Lo que estamos presenciando nos guste o no, es el desconocimiento de los resultados electorales del pasado 2 de octubre. En cualquier pais que se precie de ser democrático, simplemente se habrian respetado los resultados, es decir, habiendo ganado el NO, el acuerdo de paz, Gobierno-Farc inmediatamente habria quedado sin vigencia y ni siquiera estariamos en   una   renegociacion de lo pactado en La Habana. Pero, estamos en el llamado país del “Sagrado Corazón”. En lo que estamos es, ni más ni menos,  ante el desconocimiento del resultado de la voluntad popular.   Se està desconociendo el triunfo del NO que obtuvo 6.431.376 de votos. Muchos hablan de una victoria pírrica porque la diferencia “apenas” fue de 53.534 votos (el SI obtuvo 6.377.482). Así hubiera sido por un solo voto, el resultado seguiría siendo el mismo, el NO le

Una paz que divide

Imagen
El próximo domingo se cumple una de las jornadas electorales más importantes en  la historia del país. Decidiremos si se avala o no el acuerdo  gobierno-Farc para la terminación del conflicto. Y aunque las últimas encuestas muestran, en algunos casos, el descenso del SI y el aumento del NO, queda la preocupación por la abstención. Esto nos debe mover a participar activamente en la justa electoral del 2 de octubre, cualquiera que sea nuestra decisión de voto. Participemos!!! Cifras y Conceptos: SI 62% NO 38% IPSOS: SI 66% NO 34%. Datexto: SI 55% NO 36.6% Centro Nacional de Consultoria SI 65% NO 29% Carlos Ariel Sánchez SI 56% NO 42% Según esos resultados,  la participación apenas alcanzaría  un 35 por ciento en promedio de los ciudadanos habilitados para votar. Es decir, estamos frente al grave escenario de una abstención  que volverá a aparecer como ganadora. Un porcentaje bajo de votación que pone en entredicho la legitimidad de cualquier result